‘An Evening with GREG DULLI’ Acoustic Tour 2010

greg-dulli-07-noviembre-2010-teatre-lloseta-mallorca-31

Sabor agridulce me ha quedado después de la visita del gran Greg Dulli. Está claro que se ganó el cielo allá por los años 90 liderando esa fantástica banda que fueron The Afghan Whigs. Discos como Gentleman (1993), Black Love (1996) o 1965 (1998) quedarán para siempre asociados a una década realmente especial para la música rock.

Pero ahora ya no es lo mismo. No puedo comparar, ya que jamás vi a The Afghan Whigs en directo pero me imaginé como sería un concierto suyo una y mil veces. Un pequeño local poblado de humo y oliendo a whiskey por cada rincón, corbatas desanudadas, el desamor flotando en el ambiente,… en fin, algo imposible.

O bien él mismo intentó emular tiempos pasados o bien los responsables del teatro de Lloseta debieron imaginar algo similar y realizaron un esfuerzo por captar esa atmósfera, ya que se pobló la sala de un nutrido grupo de pequeñas mesas circulares, con velas adornando las mismas y bajando mucho las luces del recinto. Pero eso no bastó. Tampoco ayudó el formato (acústico) compuesto por Greg Dulli a la guitarra acústica y piano, Dave Rosser a la guitarra y Rick Nelson al bajo o violín. Sinceramente las canciones de The Gutter Twins o The Twilight Singers no necesitan que se les quite nada, todo lo contrario, necesitan más elementos, algo que sí tenían, y de sobra, las composiciones de los Afghan Whigs.

Conozco gente fanática de los discos post-Afghan Whigs pero para mí son tediosos y repetitivos con alguna excepción. Y eso es lo que fue el concierto, ya que se basó en un 80% en The Twiligh Singers, de hecho Dave Rosser pertenece a los Twilight Singers. Y me gustaría poder decir que los temas de Afghan Whigs salvaron la noche pero tampoco fue el caso. Sonaron bien, muy bien pero 3 ó 4 canciones no pueden levantar un concierto. De hecho si tuviese que quedarme con un momento sería la, que llegó a ser emocionante, interpretación de “Down The Line”, la canción de José González, a quién yo por cierto desconocía.

greg-dulli-07-noviembre-2010-teatre-lloseta-mallorca-8

En fin, centrándonos en lo que nos ofreció en directo el señor Dulli, decir que mantiene intacta la voz, inconfundible mezcla de desgarro y alma negra, que conserva la clase de la que siempre hizo gala y que en algunos momentos, como he comentado, llegó a emocionar. A parte de la emulación de Tori Amos al piano en los bises, con “Candy Cane Crawl” o “Down The Line”, “What Jail is Like” o “Crazy” sonaron muy bien, recordándonos porque cualquier tiempo pasado fue mejor. En un par de temas daban ganas de levantarse de la silla y moverse al ritmo de las notas, como con “Forty Dollars” y su referencia a los Beatles , pero poco más se puede destacar. Sí, aún conserva algo especial pero no hace gala de ello todo el tiempo. El resto del concierto se desarrolló entre la apatía del público poco entregado y unos temas más que planos y sin garra.

Difícil para el oyente virgen distinguir alguna canción (típico comentario: “Es que todas me parecen iguales”) o apreciar alguna mejor que otra. La única conclusión que se podía sacar era “Baby, tonight I’m so alone, and i miss you and I love you” frase que en todas sus posibles variantes aparece en casi todo repertorio de señor Dulli. Bromas aparte, podemos estar satisfechos con FONART, y mucho, por haber visto a Greg Dulli pero aún así, podemos lamentar el formato en que se ha presentado.

Sólo queda imaginar cómo se hubiese desarrollado ese mismo concierto con toda una banda en formato eléctrico. E imaginarlo con el mismo repertorio nos basta porque un concierto de Afghan Whigs ya nos lo hemos imaginado demasiadas veces.

Por: Silver

Fotos: Laura G. Guerra

noviembre 16, 2010 · Posted in Conciertos, Crónicas de conciertos  
    

Comments

Comments are closed.