MAIKA MAKOVSKI (2011-05-05) Teatre Lloseta, Mallorca

maika-makovski-2011-05-05-teatre-lloseta-mallorca-16

Maika Maikovski presentó su tercer disco en el teatro de Lloseta dentro del festival multidisciplinar Alternatilla tras tocar en Madrid, Barbastro, Barcelona y Oviedo.

Mallorquina de raíces andaluzas y balcánicas, y neoyorquina de adopción, Maika se siente definitivamente como en casa en Barcelona. Con todo ello, la considerada “musa del underground” presentó su último trabajo grabado y producido por John Parish, productor de PJ Harvey, lo que supone la consolidación de quien lleva haciendo música desde que ganara el festival de Pop Rock en su Palma natal en la adolescencia.

Kradiaw (2005, PAE) su debut, y Kraj so Koferot (2007, Wildpunk Records) su segundo trabajo, hacían presagiar que este último no defraudaría.

Custodiada por David Martínez a la percusión, Juan Carlos Luque al bajo y Oskar Benas a la guitarra, todos ellos con una cuidada estética, dieron comienzo al concierto con ‘Game of doses’, presentando así la línea que les acompañó durante toda la velada, caracterizada por una marcada percusión y guitarras perfectamente acompasadas que resaltaban la potente voz de Maika, capaz de cualquier registro, y su sensual e hipnótica figura.

Con ‘Devil Tricks’ llegaba el momento del segundo tema, en el que sin muchas palabras y contando con la complicidad de sus paisanos asistentes (ya conquistados previamente y refrendados por su discreta simpatía) nos deleitaba con marcados movimientos sobre el escenario llenos de ritmo psicodélico en ocasiones y de susurros en otras.

‘Friends’ nos llevó a una de sus composiciones más sencillas de tintes folk, cambiando el ritmo adquirido hasta entonces. Un inesperado fallo en el equipo produjo que con un tema cantado a capella estuviéramos todos en el bolsillo de su cadera. Con un “¿Sugerencias?” lanzado hacia los presentes, hizo patente la complicidad a la que el público mallorquín tanto suele costarle corresponder.

maika-makovski-2011-05-05-teatre-lloseta-mallorca-24

Prosiguieron ‘Four dead in Ohio’, cover de Neil Young, que dejaba intuir compromiso; con ‘Charming gigoló’ nos devolvía a su primer disco y con ‘Heart pieces’ finalizaba la tanda de momentos de pretendida candidez, para retomar la peculiaridad de la media voz y los marcados y rasgados sonidos de sus cuerdas vocales e instrumentales.

‘Jealous’ y ‘Pagan’ mantenían al público entregado sin ostentaciones, y nos entregaban a uno de sus últimos éxitos ‘Oh M ah’, lleno de graves y coros de cierta letanía. Maika se quedaba en este punto sola sobre el escenario para darnos a conocer un nuevo tema donde de nuevo brillaba su trabajada voz, llegando a alcanzar cotas de increíbles agudos. El recinto y los allí congregados fuimos testigos de la calidad que desplegó esta completa artista, merecedora de los más superlativos epítetos.

‘So far sober’, de su anterior trabajo, y ‘No blood’ del actual, dejaban paso al single ‘Lava love’ en los bises; y fue aquí donde dio comienzo el momento con más sabor PJ, cerrando con ‘Ruled by Mars’ dedicado por ella a los golfos y cabronas que dijo ver en la sala.

El teatro de Lloseta con su sonido siempre impecable y sus justas dimensiones se despejó rápidamente por parte de músicos y público. La acogida fue importante, aunque la calidad que desplegó la hace merecedora de ser profeta en su tierra y habría sido de rigor acompañarla con un aforo completo.

Para algunos fue un increíble descubrimiento en un pasional directo, y para otros la confirmación de estar ante una las promesas más reales en el rock nacional cuya repercusión internacional está más que justificada. Grande, Maika y sus “maikovskis”.

Crónica por Choni Seeck

Fotos por Laura G. Guerra

mayo 13, 2011 · Posted in Conciertos, Crónicas de conciertos, Secrets Shows  
    

Comments

Comments are closed.