White Cowbell Oklamahoma + North Mississippi Allstars (18 de Mayo de 2011) Sala Caracol, Madrid.

2011-05-18-north-mississippi-allstars-sala-caracol-madrid11

Gran combate de blues-rock.

La fiesta del southern-rock contra el estilismo del blues. La fuerte maquinaria contra el minimalismo. El pasado miércoles 18 de Mayo en la sala Caracol de Madrid, el norte y el sur se veían las caras en un ‘enfrentamiento musical’ tan apasionante como esperado.

Round 1.

A las 21h unos puntuales White Cowbell Oklahoma por fin aterrizaban en un escenario madrileño. Y fue precisamente el norte canadiense de Ontario, el que pusiera la fiesta sureña en la Caracol abriendo con los dos trallazos del principio su carrera: ‘Saint Antone’ y ‘Cheeleader’ sirvieron para iniciar una serie de golpes a base de canciones con los que dejaban claro que no habían venido de turismo precisamente.

La visita de los Cowbell era muy esperada y pese a que presentaron su versión reducida de la banda (recordad que hace años llegaban a unirse más de 15 músicos en escena) con 6 miembros, la cosa no defraudó.

Repasaron temas de sus tres discos sin hacer demasiado hincapié en Bombardero, el último de ellos editado en 2009. Sonaron perfectas: ‘Get On, Get Down’, ‘Piece Of The Action’ y ‘Monster Railroad’ hasta alcanzar un punto álgido que fue cuando Chaishaw Charlie (predicador con cencerro del rock rudo sureño esa noche) reclamaba el calor del público con ‘Put The South In Your Mouth’. Para que la fiesta fuera completa no se puede obviar la vestimenta tejana de la banda, los juegos con el cencerro (al que le hacían saltar chispas con una sierra, le daban fogonazos con un spray…) y por supuesto el trabajo de tres guitarras perfectamente engrasadas y compenetradas para poner toda la carne en el asador.

La mala suerte para los de Ontario fue el poco tiempo que tuvieron sobre las tablas, apenas una hora, y que la gente de la sala tardó mucho en mostrar el calor que un grupo de sanos locos merecen. No obstante hubo tiempo para un bis que la banda aprovechó para coronar con ‘Speedking’ de los Deep Purple dejando el listón en lo más alto.

Round 2.

Comenzó el segundo asalto en la Caracol con sólo dos púgiles en el escenario. North Mississippi Allstars se presentaron en formato dúo sin su enorme bajista Chris Mew. Al principio podía parecer que los dos hermanos Dickinson: Luther (guitarra y voz) y Cody (batería) lo tendrían difícil para mantener el calor de la sala después de la fiesta sureña, pero afortunadamente las apariencias engañan y de ello nos alegramos al final de la noche.

Con el blues en todas sus formas y colores como principal fuente de inspiración, Luther y Cody arrancaron de manera magistral con ‘Station Blues’ seguido de uno de sus temas más coreados, ‘Shake ´Em On Down’. Fue el principio de una forma nueva de interpretar el blues, de moldearlo a su gusto y de darle matices nuevos. La exhibición de talento con que la que Luther acariciaba cada una de sus guitarras (llegó a usar hasta 7 distintas) se dejó notar en algunos temas como ‘Going Down Shout’, ‘Jumpercable Blues’ o ‘Mean Ol Wind Died Down’ que, interpretados en directo brillaban aún más que en las versiones ya grabadas de sus discos.

Ya sólo con la forma en que el blues se instalaba en la sala estábamos completamente hipnotizados y aún no habíamos visto nada. No podemos dejar a Cody Dickinson de lado. No sólo toca la batería como un verdadero maestro, sino que acompaña a veces sus baquetas con maracas, hacía las veces de bajo e incluso llegó a tocar la guitarra acústica acompañando a Luther mientras ¡también tocaba la batería!

Los juegos cambiando de instrumento entre los dos hermanos fueron una parte clave en el concierto. Así pudimos disfrutar de duelos entre guitarras y entre “washboard” (la tabla de lavar con la que se tocaba en las plantaciones hace casi un siglo) y batería llegando a escuchar no sólo blues, sino rock, swing-jazz e incluso música disco.

Con guiños a temas clásicos de blues como ‘Rolling & Tumbling’ y ‘On the Road Again’ entre otros, mezclados con temas de la banda (en especial destacamos el sentido ‘Deep Blue Sea’) llegamos al final de un concierto irrepetible. Quizá denso en algunos momentos pero con la sensación de que el blues, como otros muchos géneros musicales, no es algo cerrado sino algo que aún se puede reinventar.

Fin del Combate.

Sin duda el ganador de la velada fuimos nosotros, el público asistente, que disfrutamos de dos versiones distintas de la música que nos gusta y las dos perfectamente válidas. Aplauso aparte para la sala Caracol que brindó un sonido impecable y que demuestra que con propuestas así, no hay ayuntamiento que pueda con ella.

Crónica por Luis Beamud Martín.
Fotos: Laura G. Guerra
http://www.flickr.com/photos/lauragguerra/sets/72157626816806538/
http://www.flickr.com/photos/lauragguerra/sets/72157626692240203/

mayo 30, 2011 · Posted in Conciertos, Crónicas de conciertos  
    

Comments

Comments are closed.