DR FEELGOOD (12 Enero 2012) – Teatre Lloseta (Mallorca)

12 de enero de 2012, llegan al Teatro de Lloseta los Dr. Feelgood, la mítica banda británica formada en el año 1971 originalmente por Lee Brilleaux (voz, guitarra y armónica), Wilko Jhonson (guitarra), John B. Sparks “Sparko” (bajo) y John ”The Big Figure” Martin (batería).

Su estilo fue conocido como pub-rock y tuvieron su mayor auge durante la década del 70, tocando rock’n’roll visceral en contestación a la escena musical de la época resultando ser también una gran influencia para el movimiento punk que se gestaría años mas tarde.

La banda sufrió varias mutaciones durante muchos años quedando como único miembro original Lee Brilleaux, quien fallece de cáncer en 1994.
Pero a paesar de ello, y después de un año de luto (por los deseos del propio Lee) la banda no se disolvió tras su muertey volvieron a escena.

Actualmente la banda esta formada por John ”The Big Figure” Martin a la batería (único miembro original), Steve Walwyn a la guitarra, Phil Mitchel al bajo y Robert Kane (quien perteneció a la ultima formación de The Animals) como cantante y armonicista.

Sin más, se suben puntuales al escenario de este gran teatro estos cuatro gangsters rockeros. Steve Walwins con una Fender Telecaster y Phil Mitchel con un Fender Precision de los ‘70, despliegan un sonido super potente repartiendo rock’n’roll a granel durante toda la noche en un directo que tiraba de espaldas a los presentes (¡Así da gusto ir al doctor!)

Durante la actuación de aproximadamente unas dos horas, que personalmente se hicieron muy cortas, tocaron muchos de sus grandes clásicos como ‘Milk & Alcohol’, ‘See you later alligátor’ (versión de Bill Haley & His Comets), ‘Down to the doctor’ o ‘Roxette’ con su marcadísimo ritmo irresistible a “bailoteos”. Cada tema que tocaban hacía que el público asistente vibrara con esta fabulosa formación. A ello también contribuyó el hecho de que el Sr. Walwyn, nos deleitara improvisando blues con su guitarrón rojo mientras el resto de vampiros bebían sangre en el camerino.

Después de recobrar fuerzas durante esta espectacular pausa ofrecieron una segunda parte del show igual o incluso más trepidante que la anterior donde se ofreció a los oyentes una joya clásica como ‘Tequila’ para acabar la actuación con un rock aflamencado y claro está, un ejército de aplausos que quedaron flotando en el ambiente en agradecimiento por esa noche inolvidable.

Si te lo perdiste no sufras y mantenete a alerta a la próxima visita de esta gran banda, altamente recomendable, y si este invierno te tiene acatarrado ¡ya sabes a que doctor debes visitar!

Crónica por Frankenstein

Fotos por Laura G. Guerra

febrero 2, 2012 · Posted in Conciertos, Crónicas de conciertos  
    

Comments

Comments are closed.